jueves, 22 de junio de 2017

Ron: descubre los diferentes matices de esta bebida

Hay distintos tipos de ron y sus usos son muy diferentes. No es lo mismo tomarse un Cuba Libre que saborear una copa de ron con hielo disfrutando de cada uno de los matices del licor. Por eso, hay que tener claro no solo qué se está pidiendo, sino también cómo se va a consumir.
Muchos barmans comentan que una de las maneras más rápidas de detectar a un cliente que no sabe nada sobre ron es ver cómo piden un mojito preparado con un ron oscuro añejo de quince años.

Tipos de ron y sus características

Entre los diferentes tipos de ron destacan cuatro que son los más populares:
-El ron blanco. El ron blanco es el clásico, es la base que se obtiene tras la fermentación de la bebida procedente de la caña del azúcar. Es ligero y seco. Suele ser totalmente transparente ya que aunque puede coger un poco de color en la barrica, este se elimina con el filtrado. Es un tipo de ron perfecto para los cocteles más populares.
-El ron dorado. Ha estado más tiempo en la barrica, lo que ayuda a darle color. También se le suele añadir un poco de caramelo para intensificar su color. Su sabor sigue siendo ligero pero es más intenso que el blanco. Se utiliza también para cocteles, sobre todo porque su color puede dar mucho juego.
-El ron negro. Es el que tiene más cuerpo debido a su proceso en alambiques. Su color, casi negro, es producto del tipo de destilado durante el cual se añaden una serie de ingredientes que le proporcionan su tono característico. Es un tipo de ron que normalmente se consume solo, aunque puede mezclarse con algún jugo.
-El ron añejo. Es el que ha pasado más tiempo en la barrica. El tiempo mínimo para ser considerado añejo es un año, pero algunas variedades están quince o incluso treinta años. Son los favoritos de quienes quieren saborear un buen ron solo, sin nada más.

Un ron de calidad

Independientemente del tipo de ron que se consuma es importante que sea de mucha calidad. Si se confía en una buena marca el ron, sea del tipo que sea, tendrá sus matices propios y un sabor muy agradable.
Es un error pensar que hay que consumir siempre el ron más caro o el que más años tenga. Si se desea saborear un cóctel, la mayoría de las veces será preferible un ron blanco a uno demasiado añejo y con un sabor intenso.

Publicar un comentario